Blog deMaría Victoria

Dietista-Nutricionista

La educación nutricional es básica para lograr hábitos saludables.

Descubre cómo beber suficiente agua cada día

lunes, 14 de junio de 2021

No es ningún secreto que en ciertos países y otras culturas, el agua está considerada como un elemento con efecto purificador. La gente se baña en el Ganges porque está convencida de que de esta forma se redimirán sus pecados. Pero incluso si no eres un creyente, hay un montón de razones físicas para asegurarte de que bebes suficiente agua.

ADIÓS A LA “DEPRE” DEL FINAL DEL DÍA...

Tu cerebro está compuesto aproximadamente de 75% de agua, por lo que no te debe sorprender que necesite una cantidad específica de hidratación para que funcione correctamente. Cuando empiezas a sentir esa especie de bajón al final de la tarde, lo mejor es beber un gran vaso de agua. Esto realmente mejorará tu atención y tu estado anímico.

REFORZAR TU INMUNIDAD

Está comprobado que las personas que beben mucha agua tienen un mejor sistema inmunológico. No son tan propensos a contraer resfriados y gripes, los beneficios de tomar agua permiten al organismo luchar contra esas enfermedades. Otro de los beneficios del agua es un menor riesgo de padecer algunos tipos de cáncer, como el de vejiga y colon. Esto se debe a que una hidratación adecuada repercute sobre el correcto funcionamiento de los riñones y del sistema inmunológico y digestivo.

Cuando bebemos suficiente agua aumenta la tasa de metabolismo, es decir, los alimentos que consumimos se descomponen apropiadamente. De esta forma, uno de los beneficios de beber agua en ayunas es ayudar a que el sistema digestivo funcione correctamente, previniendo el estreñimiento y mejorando la digestión, lo que a su vez repercute en la prevención de enfermedades y en una mejor calidad de vida.

UN SUERO PARA LA RIGIDEZ MUSCULAR

¿Sufres de rigidez muscular, contracturas o tirones musculares cuando haces ejercicio, aunque hayas calentado? Lo más probable es que no estés bebiendo suficiente agua. Cuando hay menos agua en el cuerpo, el corazón tiene que trabajar más para bombear la sangre oxigenada a todas las células y otros órganos principales, y eso puede causar fatiga. Además, al acercarse a un estado de deshidratación, el organismo disminuirá el rendimiento muscular, lo que provoca esa sensación de cansancio.

Las propiedades térmicas del agua y su capacidad para liberar el calor del cuerpo cuando el sudor se evapora de la superficie de la piel son de gran ayuda en el mantenimiento de la temperatura corporal durante todo el día. Una temperatura corporal bien regulada nos hará sentir con más energía y nos ayudará a mantener los músculos y articulaciones lubricados y a ganar resistencia en los ligamentos, lo que reduce el riesgo de sufrir calambres y esguinces.

BEBER AGUA ANTES DE IR A DORMIR

Beber un gran vaso de agua antes de irte a la cama puede hacer maravillas a la hora de conciliar el sueño. Equilibra las sustancias químicas naturales que tu cuerpo produce y te ayuda a dormir más fácilmente.

LA FORMA IDEAL DE PERDER PESO

En lugar de rendirte cuando tienes hambre y lanzarte desesperada a la despensa, bebe un vaso de agua. Sólo porque sientas hambre no significa que necesariamente necesites comer. A veces puede ser únicamente sed. Al beber agua, el estómago se llena, lo que nos hace perder un poco el apetito. Tienes que saber que el agua ayuda a disolver las acumulaciones de grasa en tu cuerpo y le da a tu metabolismo un impulso adicional. El agua no contiene calorías, grasa, carbohidratos ni azúcar, y es un gran reemplazo de las bebidas con alto contenido calórico.

MEJORA LA SALUD BUCODENTAL Y REDUCE EL MAL ALIENTO

El mal aliento es una clara señal de que el cuerpo necesita más agua. La saliva ayuda a tu boca a liberarse de bacterias y mantener la lengua hidratada. Por esto, cada vez que tengamos mal aliento, lo primero que debemos hacer es beber mucha agua. Además, la secreción de saliva es un protector natural de los dientes, por lo que tomar agua también contribuye a reducir las enfermedades dentales.

CONSEJOS Y TRUCOS

Pero ¿cómo puedes estar segura de que realmente estás bebiendo 2,8 litros de agua al día? Intenta crear un momento diario en el que bebas mucha agua, antes del desayuno, la comida y la cena. También beber agua nada más despertarte y justamente antes de ir a dormir.

Para hacer esto más fácil, ten tu propia botella de agua al lado y ve rellenándola durante todo el día. ¡Mejor para ti y para el medio ambiente! ¿Tienes problemas para convertir este consejo en un hábito? Muy sencillo, ponte una alarma en tu móvil, cada hora, por ejemplo, para recordarte que debes beber agua. Ya verás que sin apenas darte cuenta, habrás creado tu propia rutina de hidratación.

¡Alcanza tus objetivos con el mejor seguimiento!
María Victoria
María Victoria
Dietista-Nutricionista
La educación nutricional es básica para lograr hábitos saludables.