Blog deMayte Largeteau

Técnico Superior en Dietética

Check decagram white

Dietista y asesora en naturopatía.

Arrow

Cuando la comida emocional adelgaza tu salud

domingo, 14 de junio de 2020
NADIE ES LIBRE SI NO ES DUEÑO DE SÍ MISMO. Filósofo Griego Epictecto

¿Para qué necesitas comer alimentos que sabes que no son saludables y que te alejan de tus objetivos?

La coherencia con lo que piensas, dices y haces es una buena forma de empezar. Si piensas y dices que no es bueno no lo hagas.

Hoy en día, en nuestra sociedad son muchos los que padecen trastornos de ansiedad. Podemos sentirnos privilegiados de no tener que preocuparnos de buscar comida y dedicarnos a otras cosas, aunque parece haber muchos obstáculos que no nos permiten disfrutar y relajarnos.

En el momento que nos encontramos agobiados, tristes, cansados, malhumorados o simplemente aburridos nuestro cuerpo demanda algo que nos haga sentir bien, algo que nos ayude a disolver esos pensamiento y mejorar nuestra situación de forma puntual.

¡Qué mejor que algo sabroso con muchas calorías!

Son muy importantes nuestros hábitos, pero más importante es amarnos y dedicarnos tiempo. Tiempo para escucharnos, saber que dice nuestro cuerpo y qué necesitamos.

El ser humano tiende a la salud, ojala supiéramos escuchar a nuestro cuerpo para comprender qué quiere. Muchas veces no somos capaces de descifrarlo, saber que necesita aún pidiéndolo a gritos.

Es importante conocernos y saber que necesitamos, pero…¿qué es lo que necesito? Afecto, amor, comprensión y paciencia, placer y sobre todo respeto.

Cada persona tiene unas necesidades, y se siente libre con actividades diferentes. Algunos haciendo deporte, otros haciendo un curso o con un libro, hay personas más sociables que sienten bienestar relacionándose con los demás, con la pareja, amigos, familia. Son muchas las formas de sentirse bien, sin problemas y relajados, pero sin confundir hacer actividades con escapar de los problemas porque van a seguir ahí.

Cuando comemos más por el mero hecho de acallar esa ansiedad, seguidamente aparece el arrepentimiento, este nos causa un malestar mayor al que teníamos y no nos va a servir de nada. Posteriormente nos quejamos, porque no conseguimos estar donde queremos y al no ver más que el fracaso seguimos en el círculo sin ver la luz.

Primeramente tienes que saber que eres perfecto tal y como eres, y que lo importante no es bajar de peso para poder ser feliz, lo primordial es aprender a disfrutar de ti y ser capaz de ver quién eres realmente, sin cegarte por tener kilos de más e imponernos ser otra persona.

¡Qué frivolidad que no te permitas ser, por no aceptarte! El cambio se dará cuando tú quieras, sólo tienes que permitírtelo.

Los cambios no son fáciles, nos resistimos a crecer y cambiar la forma de pensar.

¿Crees que lo que piensas es tuyo?

Respeta tus convicciones y valores, decide por ti mismo sin traicionarte. No sigamos lo que dicen, por ser bueno o malo, tu sentido común lo sabe. No seamos tan manipulados y empieza a ser tú quien pongas tus reglas.