Blog deMarta Mató Hereu

Dietista-Nutricionista

Dietista-Nutricionista

Arrow

Permeabilidad intestinal

viernes, 03 de enero de 2020

Cada vez más a menudo acuden a mi consulta personas a las que se les ha diagnosticado intestino permeable o bien, alguna enfermedad que deriva de éste. ¿Qué es el intestino permeable?

En nuestro intestino existe una barrera intestinal en forma de microvellosidades, donde reside nuestra microbiota (esas bacterias amigas que viven en nuestro interior). Por debajo de esta microbiota se encuentra el acceso que va a permitir la absorción de los nutrientes que provienen de los alimentos digeridos, y además nos protege del exterior. La jefaza de todo esto es la Celulina, encargada de abrir los canales para que las vellosidades intestinales funcionen correctamente. ¿Qué pasa si la Celulina está por ejemplo, hiperactiva? Eso es lo que se llama permeabilidad intestinal o síndrome del intestino permeable.

Eso significa que:

1- aumenta el riesgo de toxicidad

2- aumenta la inflamación

3- disminuye la absorción de nutrientes, con todas las consecuencias que eso puede tener (o sea, sufrimos carencias alimentarias)

4- y el sistema inmune no responde como debiera.

Por eso cualquier enfermedad autoinmune tiene su origen en el intestino permeable, y muchas otras patologías se gestan en ese punto. De alguna forma, el cribaje que esperamos para decidir qué absorbemos y qué desechamos, no funciona. 

Es muy importante mantener tu intestino en condiciones.

Qué factores pueden provocar permeabilidad intestinal?

A día de hoy se conocen bien 3 factores determinantes:

1- Los péptidos no digeridos del gluten, se sabe que activan demasiado la celulina.

2- La caseína de la leche de vaca (que no la lactosa, que por mucha leche sin lactosa que quieran venderte, esa azúcar lácteo no es el peor de tus problemas con la leche).

3- Algunos fármacos, sobre todo los que nos llevan a hipoclorhidria, como un bloqueador de la bomba de protones, alias el omeprazol, prescrito seguramente para inactivar el ácido del estómago.

4- El factor estrés.

En resumen, afecta la permeabilidad intestinal todo aquello que active en exceso o bien inactive la celulina.

¿Qué puedes hacer para cuidar tu intestino y asegurarte una salud íntegra?

A parte de eliminar los factores que te acabo de contar, dando prioridad a la materia primera, verdura, tubérculos, grasas saludables y proteína de calidad, tomar aloe vera y almidón resistente es importante para restablecer el equilibrio en las microvellosidades intestinales. El almidón resistente lo conseguimos de forma sencilla enfriando un tubérculo cocido, así que un buen consejo es tener siempre a mano patatas cocidas, que puedes almacenar en la nevera y tener listas para cocinar tus menús.

Todas las enfermedades se cuecen en el intestino...